Control ecográfico prenatal de las gastrosquisis - Canal de Gastrosquisis

wapp +54 9291 570 5246
Vaya al Contenido
MANEJO
Protocolo básico de seguimiento
En este espacio describiremos las situaciones que permiten avanzar con el embarazo lo más a término posible, pero deberá Ud. comprender que a veces existen condiciones obstétricas, independientes del problema del feto (por ejemplo una hipertensión severa de la madre), que pudieran obligar a interrumpir el embarazo mucho antes de lo previsto. Para su tranquilidad, esto no es algo común.
Importante es decir que existen unas cuántas variables que el experto en diagnóstico prenatal deberá tener en cuenta, por lo que a continuación he simplificado la sistemática de la atención para que su entendimiento permanezca al alcance de todos. Ud siempre podrá profundizar los conceptos AQUÍ
A partir del 3er trimestre, es necesario distinguir el asa centinela, que es el primer asa que comienza a dilatarse (habitualmente es el sigmoides, en ausencia de atresia intestinal). Entre las 26 y 28 semanas su existencia es constante. La no determinación debe ser interpretada como un fracaso en su búsqueda, más no como ausencia. Dilataciones superiores a los 20 mm antes de las 30 semanas de gestación son sugestivas de dos situaciones: O existe un error de cálculo en las semanas de gestación (por biometría fetal suele haber una subdeterminación de unas 2 semanas, en ausencia de una fecha precisa de última menstruación): o estamos en presencia de una probable atresia intestinal; o de otras complicaciones (gastrosquisis próximas a cerrarse).
Lo común es observar para las 28-30 semanas, una dilatación que oscila entre los 12 y los 15 milímetros. A partir de las 30 semanas el seguimiento ecográfico deberá ser semanal (o al menos cada 10 días).
Lo otro que medimos es el diámetro del orificio (el agujero por donde escapó el intestino). Cuanto más pequeño sea, más riesgo de lesión de intestino como ya fue explicado en esta web. No existe un valor normal para este orificio puesto que no se trata de una condición normal, y sería un error de concepto intentar establecer un valor normal para algo que no lo es. Sin embargo, el experto sabrá que existe una relación entre el Asa Centinela y el Diámetro del Orificio, por encima de la que es riesgoso seguir esperando.
Un tercer valor que debe medir el ecografista, es el espesor de la pared del intestino. Normalmente el intestino tiene un espesor de 1 milímetro. Entre 1 y 2 milímetros se trata de un proceso inflamatorio leve. Entre 2 y 3 milímetros, la inflamación es moderada. Más allá de los 3 milímetros, la inflamación es severa, constituyendo una suerte de cáscara inflamatoria (que los médicos llamamos "peel").
Y cuándo tomamos la decisión de interrumpir un embarazo? Conjugando los datos que tenemos en una suerte de ecuación matemática, hemos desarrollado un índice, capaz de predecir qué embarazo hay que interrumpir a las 34 semanas, y cuál puede llegar a las 37/38. Hoy por una cuestión de seguridad, contando con Servicios de Neonatología adecuados, es muy raro que dejemos llegar a las 38 semanas (por el riesgo de que desarrolle el trabajo de parto un un momento en que no tenemos disponibilidad del espacio adecuado). Aquellas afortunadas cuyos fetos no presentan mayores problemas en su intestino, serán programadas siempre entre la semana 36 y 37. Por el contrario, aquellos fetos con sufrimiento intestinal precoz, son extraídos entre las semanas 33 y 34 (felizmente son los menos).-
Sitio de Gastrosquisis en Español - Copyright 2010 - 2018
Regreso al contenido